Filiberto Folleco, renovó su cédula en la que certifica su siglo de vida

centenario

Cedulación.- Filiberto Folleco, es un centenario hombre del Carchi. (Foto cortesía)

(Redacción Tulcán).-   Filiberto Folleco, es un carchense que en octubre del año anterior cumplió cien años, el hombre centenario vive en la comunidad de Piquiucho del cantón Bolívar.

Aún con lucidez, habla de su esposa con la que tuvo cuatro hijos, durante muchos años don Filiberto no tuvo ayuda social,  y ahora  personal de trabajo social del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) en la provincia, lo visitan de manera permanente para constatar su situación.

Entre risas narró parte de su pasado, cuando por una broma llegó  a la casa de una mujer que no era su amiga, le pidió que ese casara con él y ella se convirtió en la madre de sus hijos, sonríe al hablar de sus nietos, bisnietos y hasta tataranietos.

Filiberto Folleco es un afrocarchense, que cuenta que trabajo hasta el cansancio y fue tratado como esclavo, pero después de varios años y las nuevas reformas, los afroecuatorianos dejaron atrás esos problemas.

La edad no le permite moverse con tanta facilidad como lo hacía antes  y para que pueda obtener su documento de identidad, a través de la unidad de trabajo social del MIES y personal del Registro Civil se hizo una visita para la renovación de la cédula de ciudadanía.

Con el apoyo de sus muletas y su buen humor se dio tiempo para posar para las fotografía de su renovado documento de identidad que le permitirá realizar todos los trámites.

Ernesto Robles, director distrital del MIES,  indicó que los casos de restitución de derechos llegan al MIES por denuncias y se procesan a través de la unidad de trabajo social, desde donde se trabaja con procesos por abandono, maltrato y otros de vulneración de derechos de personas de los grupos prioritarios: niños, adultos mayores y  personas con discapacidad.

Después de imprimir el nuevo documento de identidad, el personal que asistió a la recolección de datos retornará a Piquiucho para entregar el documento a su dueño.

Don Filiberto agradeció la ayuda para obtener la cédula y pidió que se acuerden de las adultos mayores.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s