Católicos celebran inicio de Cuaresma con la ceniza

miercoles-de-ceniza(Redacción Montúfar).- Los Católicos, en todo el mundo, iniciaron la celebración de la Cuaresma con el Miércoles de Ceniza. La imposición de la ceniza es un signo que invita a reflexionar sobre la fragilidad y caducidad humana: “Acuérdate que eres polvo y en polvo te convertirás”, pero que llena del arrepentimiento y conversión del hombre alcanza la gracia y bendición de Dios: “Conviértete y cree en el Evangelio”.

Desde el Miércoles de Ceniza los creyentes se preparan durante cuarenta días (Cuaresma) para celebrar el misterio de la Resurrección o Pascua de Cristo.

Los sacerdotes, en todas las parroquias eclesiásticas, impusieron las cenizas a los fieles. También en las parroquias de la Diócesis de Tulcán se está viviendo este momento hasta las primeras horas de la noche del día de hoy. Así por ejemplo, en la parroquia Matriz de San Gabriel se inició la Cuaresma con la santa Misa en el templo parroquial a las 07h00, también su tuvo celebraciones a las 09h00 y 11h00. A las 17h00 el sacerdotes se dirigirá a la comunidad de La Delicia Alta, a las 18h00 impondrán la ceniza las religiosas Salesias con hermanos de Cursillos de Cristiandad en San Cristóbal Alto y Chután Alto. A las 19h00 será la última Misa en la iglesia parroquial de La Matriz.

Por otra parte, el Papa Francisco celebró este 01 de marzo la Mia por el Miércoles de Ceniza en la Basílica de Santa Sabina de Roma. Durante la homilía el Papa manifestó: “«Volved a mí de todo corazón… volved a mí» (Jn 2,12), es el clamor con el que el profeta Joel se dirige al pueblo en nombre del Señor; nadie podía sentirse excluido: llamad a los ancianos, reunid a los pequeños y a los niños de pecho y al recién casado (cf. v. 6). Todo el Pueblo fiel es convocado para ponerse en marcha y adorar a su Dios que es «compasivo y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad» (v.13).

 También nosotros queremos hacernos eco de este llamado; queremos volver al corazón misericordioso del Padre. En este tiempo de gracia que hoy comenzamos, fijamos una vez más nuestra mirada en su misericordia. La cuaresma es un camino: nos conduce a la victoria de la misericordia sobre todo aquello que busca aplastarnos o rebajarnos a cualquier cosa que no sea digna de un hijo de Dios. La cuaresma es el camino de la esclavitud a la libertad, del sufrimiento a la alegría, de la muerte a la vida. El gesto de las cenizas, con el que nos ponemos en marcha, nos recuerda nuestra condición original: hemos sido tomados de la tierra, somos de barro. Sí, pero barro en las manos amorosas de Dios que sopló su espíritu de vida sobre cada uno de nosotros y lo quiere seguir haciendo; quiere seguir dándonos ese aliento de vida que nos salva de otro tipo de aliento: la asfixia sofocante provocada por nuestros egoísmos; asfixia sofocante generada por mezquinas ambiciones y silenciosas indiferencias, asfixia que ahoga el espíritu, reduce el horizonte y anestesia el palpitar del corazón. El aliento de la vida de Dios nos salva de esta asfixia que apaga nuestra fe, enfría nuestra caridad y cancela nuestra esperanza. Vivir la cuaresma es anhelar ese aliento de vida que nuestro Padre no deja de ofrecernos en el fango de nuestra historia”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s