Se fue el maestro de maestros “Don Medardo”, después de brindar 51 años de alegría

IMG_20180620_071615.jpg

Redacción Tulcán.– Widinson y su grupo quisieron rendirle homenaje al maestro de maestros: Medardo Luzuriaga, durante su último repaso de los martes que efectúan en Imbabura. El ícono de la cumbia se fue de la vida terrenal, pero deja el mejor legado a la historia musical del Ecuador. “Don Medardo”, como siempre se le conoció se caracterizó por su carisma; pese a que fue serrano (nació en Loja y se radicó en Quito) logró cautivar con su amplio repertorio a varias generaciones de todas las regiones del territorio ecuatoriano.

 Apreciado en Manabí, recordado en Guayaquil, fue también aplaudido en la zona de la amazonia. En Cuenca, Machala o Tulcán, ciudad última donde cultivó una gran amistad con Efraín Cabezas Guevara, gerente propietario de la recordada radio Rumichaca. Alegre, sencillo, amable, elegante y siempre sonriente, privilegió a sus seguidores.

En la calle Chile, en El Tejar de Quito, puso su marca musical. Uno de los discos de acetato en homenaje a la capital ecuatoriana lo catapultó nacional e internacionalmente, convirtiéndolo en el embajador de la música tropical del país en muchos escenarios del mundo. En los Estados Unidos y Europa, dicen que la gente deliraba escuchando los temas compuestos por “Don Medardo”, experimentado músico ecuatoriano que desde el piano marcó la impronta de esta orquesta intercontinental.

En los carnavales de Pasto e Ipiales (Colombia) siempre se constituyó en la mayor atracción por los temas ecuatorianos que allá interpretó, rompiendo fronteras y evidenciando que la música sí une a los pueblos. Hace pocos años, en Santo Domingo de Los Tsáchilas fue emotivo ver como este genio musical compartió gratos momentos con Lisandro Meza. Cómo despidiéndose, hablando de las “blancas y las negras”, teclas del piano y la acordeón -instrumentos que siempre les apasionó y les cambio la vida-, ofrecieron uno de los últimos conciertos juntos.

La noticia de su muerte en territorio nacional ha sido más fuerte que los problemas que vive el país y que el mismo mundial de fútbol. Sus restos mortales fueron trasladados a la Casa de la Cultura en Quito. Este martes 19 de junio del 2018, en ese emblemático lugar de las artes la gente lloró su partida, aseguran que este artista siempre los llenó de vida y alegría. Algo similar sucede en Portoviejo, en la tradicional esquina de Pérez a la que le cantó toda su vida. En Manabí, cuentan que una celebración sin discografía de Medardo no es fiesta. Loja también está de luto, ya que allá, en la otra frontera es considerado uno de sus hijos predilectos.

En Cotacachi, Widinson y sus músicos, durante el ensayo de ayer, no quiso estar al margen de este momento para tributar un sentido reconocimiento a uno de los músicos más representativos de la región. Widinson se mostró melancólico y expresivo al interpretar una de las más de mil melodías que son parte del repertorio de la mejor orquesta del Ecuador “Don Medardo y sus Players” que acaba de cumplir 51 años de trayectoria (RCM).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s