Migrantes venezolanos a la espera de continuar su viaje

f1 m

En Rumichaca, delegados de organizaciones internacionales entregaron cobijas a los extranjeros que pernoctan en la frontera.

(Redacción Frontera).- El arribo de extranjeros procedentes desde Venezuela continúa, desde hace varias semanas el número se redujo.

Cae la noche en Tulcán, hace frío, la temperatura es de 10 grados aproximadamente, llovió gran parte del día (28 de enero de 2019). En Rumichaca decenas de extranjeros de nacionalidad venezolana esperan de un pronunciamiento para continuar su viaje, las respuestas no llegan.

Bletcie, quien prefiere omitir su apellido, llegó pasada las 00:00 del sábado anterior tenía como destino Perú, ella es parte de un grupo de 15 extranjeros que tienen como destino el sur del continente.

“Ecuador, en este momento es una barrera, nosotros no queremos quedarnos, tenemos el dinero justo para viajar y viajamos en bus”, explicó.

Pero a diferencia de Bletcie hay decenas de personas de la misma nacionalidad que hicieron su viaje a pie (caminando) y no tienen ningún documento que certifique su identidad, menos su pasado judicial (record policial), su destino es incierto.

Desde la madrugada del 26 de enero, el pasado judicial apostillado es un documento indispensable para los extranjeros que llegan desde Venezuela.

Representantes de varias organizaciones no gubernamentales entregan frazadas en Rumichaca para quienes esperan repuestas y no cuentan con los documentos solicitados, para entregar las cobijas con anterioridad les dieron un ticket, la organización tenía 250 cobijas y se entregaron más de 180 tickets.

Enrique Vásquez, llegó desde Caracas – Venezuela, el grupo familiar estaba conformado por siete personas, tres adultos y cuatro menores, no todos tenían los documentos en regla, los que los tenían hicieron su legal ingreso al país y continuaron su camino hasta el centro de Tulcán desde donde regresaron puesto que ellos pensaban caminar hasta Guayaquil. Una persona les advirtió sobre los problemas que se presentan en Imbabura y decidieron retornar a Ipiales, también caminando.

El ciudadano explicó que llegaron desde el país bolivariano y hasta llegar a esta frontera caminaron por 10 días, pero el temor pesó más y hasta que “se calmen las cosas” prefieren regresar a Ipiales, porque en el grupo hay niños y adolescentes.

Bletcie y sus compañeros ocupan un lugar junto a las oficinas de migración, para otros no hay tanta suerte y están a la intemperie, más de uno se queja del frío, pero no dejan de sonreír, esperan dijo que se les entregue al menos un salvoconducto para llegar a Perú.

Ellos no cuentan con el pasado judicial, para los otros menciona que se debe solicitar pasaporte o cédula y el dichoso papel (pasado judicial apostillado) sonrió, aquí hay de todo, acotó.

Desde enero hasta diciembre del año anterior se reportó el ingreso de 954 mil 863 extranjeros procedentes de Venezuela, en agosto se tenía previsto que los extranjeros ingresen con pasaporte, la medida quedó sin efecto y desde ese momento empezó la emergencia humanitaria que se extendió mes a mes, la emergencia permite el traslado de venezolanos hasta la frontera con Perú.

Este lunes tres buses salieron hasta el sur de país, este 31 de enero termina la emergencia humanitaria, fecha en donde se decidirá si continúa o no.

f2 m

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s