Joel Fuertes prepara maletas para viajar al Mónaco

Joel Fuertes

Joel Fuertes en su participación en la Vuelta al Ecuador (Foto cortesía)

El Playón.- En la comunidad de La Playa nacen a diario nuevos ciclistas, en esta zona donde el uso de la bicicleta es indispensable para movilizarse, niños y jóvenes entrenan para convertirse en ciclistas profesionales.

Una carretera angosta separa a la comunidad de La Playa – Carchi con El Playón – Sucumbíos, en donde entrenan a diario niños y jóvenes que reflejados en los logros de Richard Carapaz, quieren abrirse paso en el mundo del ciclismo profesional.

Joel Fuertes, es uno de ellos, el tulcaneño radicado en La Playa, viajará en marzo a Francia. El equipo Mónaco donde se forman los mejores escarabajos en  la categoría sub 23 tiene entre sus pupilos a Joel, mientras le llega el tiempo de viajar entrena a diario como lo hace desde que tiene 15 años cuando decidió que haría del ciclismo su profesión y su trabajo.

Joel tiene 19 años, hace dos terminó sus estudios de bachillerato y ya piensa en su futuro, es consciente de que aún está muy joven pero sabe que en sus piernas tiene un gran potencial que debe descubrir poco a poco.

A él al igual que muchos jóvenes carchenses de las comunidades rurales donde el abandono de las instituciones deportivas es evidente, las ganas de salir adelante y convertirse en profesionales del ciclismo es un sueño y un reto.

Nombres como los de Jefferson y Alexander Cepeda, Santiago Montenegro, Jonathan Narváez, Jonathan Caicedo,  Richard Carapaz no son ajenos para Joel, cada que todos se juntan entrenan como hace años, desde que él era un corredor junior y los otros ya daban sus primeros pininos en equipos profesionales. Y es que la nueva “camada” de ciclistas ecuatorianos está en estas comunidades, donde la señal de celular no llega, el viento corre helado y donde se colocó señalética para que los conductores de automotores respeten a los ciclistas mientras practican o recorren la angosta carretera.

Pequeñas bicicletas pintadas en el piso piden que se respete el metro y medio para los ciclistas, señales que se divisa en toda la vía. No son solo un homenaje a los escarabajos que se formaron y forman en esta tierra fría sino que se trata de concienciar a la población en educación vial.

Joel Fuertes, lleva el ciclismo en la sangre, su padre Bayardo también es un amante del ciclismo, no fue un corredor profesional porque como todos conocen para este deporte no hay apoyo. Raúl Huera, un ex ciclista carchense radicado en el oriente sabe muy bien del tema pues vivió y vive en carne propia la falta de los recursos, primero como corredor, ahora como entrenador y padre de un ciclista.

Le enoja recordar que hay poco presupuesto para los deportistas en esta disciplina y que muchos talentos se quedaron en el camino porque no hay recursos y  a veces no se cuenta con el apoyo de la familia porque no cuentan con los fondos y hay que dedicarse a otras actividades como las labores agrícolas.

Joel se siente afortunado de tener una “bici” propia  a través de gestiones de Camilo Cisneros y el apoyo de una institución pública se compró cinco bicicletas, una de ellas se la regalaron.

Cada ciclista conoce su “bici” y la adecúa a él para que las competencias sean llevaderas pues será su compañera largas jornadas.

Él es el quinto de seis hermanos, su mamá Fabiola Casanova a veces en son de broma le dice que no se vaya, pero el Mónaco lo espera, en los próximos días recibirá las tablas para su entrenamiento y para que coja el ritmo de los entrenamientos de sus compañeros de equipo que ya se conocen bien. Joel es el primer ciclista ecuatoriano en correr en un equipo francés.

Sabe que su madre lo dice en son de broma pero también porque como él lo dice el amor de madre va más allá y quiere lo mejor para su hijo, la aqueja pensar en la idea de que estará muy lejos, pero ese apoyo moral y psicológico que recibe de su familia lo anima a continuar.

Cuando era niño veía a otros corredores andar en bici y se hizo el propósito de ser igual y mejor que ellos, sabe que tiene talento  y hay que aprovechar al máximo las oportunidades y espera que el Mónaco sea una buena vitrina.

Reconoce  los esfuerzos que la Prefectura ha hecho por muchos corredores, pero sabe que no es suficiente porque ellos en el país son campeones y necesitan salir para prepararse más. Mientras llega la hora de partir entrena con los ciclistas de este equipo, cuando le pidieron que se una a ellos fue un logro porque todos los ciclistas profesionales que triunfan en el  exterior, a la cabeza de Richard Carapaz, estuvieron cada cual en su momento en esa escuadra y desde ahí los impulsan a seguir en esta profesión para que el mundo entero como citó conozca que en el Carchi y el Ecuador hay talento.

Si no fuera ciclista, estuviera en la universidad indicó Joel, titubea un poco pero dice que no se ve haciendo otra cosa que no sea el ciclismo  porque es su vida  y jamás dejará de ser ciclista. “Jamás se puede dejar el ciclismo, el ciclismo así se quiera no se puede dejar, es una forma de vida, es la vida” indicó.

En su participación en Austria en el mundial de ciclismo esperaba que algún cazador de talentos lo vea, esperó paciente y 15 días después ya de regreso a su casa recibió un mensaje de texto de Richard Carapaz que le decía que se comunique con él. Ansioso le escribió y recibió la respuesta que esperaba,  el manager de Richard preparó una lista de equipos para el carchense, pero lo conminó a que eligiera el Mónaco. Le pidió que se prepare en otro idioma y que en el futuro corra por equipos ingleses o españoles sin barreras de lenguaje y  aceptó de él la idea. Está feliz y quiere aprender idiomas para comunicarse y abrirse paso.

Una caída cuando participaba de un campeonato nacional de ciclismo ni la fractura de la clavícula lo desanimó, se preparaba para correr y sintió un fuerte dolor en el brazo, luego de una radiografía se confirmó que estaba fracturada, durante un mes estuvo convaleciente y quería entrenar, pero después lo hizo.

En la Vuelta Ciclística al Ecuador creyó que no tendría las fuerzas para participar pues era la primera vez que corría un certamen de esta magnitud, pero se demostró así mismo que sí puede y que el  talento está en sus piernas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s