Padre Giuseppe Berardelli murió por haber donando el respirador a un enfermo más joven

Padre Giuseppe

La trágica emergencia pandémica no impide el heroísmo cristiano de expandir sus rayos de esperanza. Lo demuestra el gesto del padre Giuseppe Berardelli, sacerdote de Casnigo (Diócesis de Bérgamo, Italia), muerto entre el 15 y 16 de marzo pasado. Tenía 72 años – había nacido en 1947 y él era sacerdote desde 1973 – y sufría ya durante mucho tiempo por otros problemas de salud que los enfrentaba con grande determinación. Como muchos otros había contraído el coronavirus que, con las complicaciones respiratorias que tenía, lo había reducido a la necesidad de tener que utilizar un respirador.

Y he aquí el acto de caridad sacerdotal: consciente del final, lo cedió a un enfermo más joven que él.

Aquellos que dicen descaradamente ¿Dónde está la Iglesia? ¿Qué hace la Iglesia? Pueden encontrar la respuesta en la historia de este sacerdote.

Al padre Giuseppe y a otros sacerdotes abatidos por el coronavirus (unos cincuenta) el Eterno Sacerdote les conceda el descanso eterno.

(Texto y fotografía tomado de Le Edizione Radio Spada, del 23 de marzo de 2020)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s