El mortiño, fruta de nuestros páramos, no dejemos que desaparezca

Mortiño 1

(Redacción Montúfar).- Nuestra gente carchense, no deja morir la tradición de ir hacia los páramos en busca de una fruta muy rica en nutrientes, el mortiño, conocido también como  uva del páramo o arándano azul, crece en el páramo y las zonas frías.

Generalmente alcanza la madurez en tiempos de Semana Santa (marzo y abril), aunque en ciertos lugares de la serranía ecuatoriana es cosechado en noviembre y se recolecta para elaborar la colada morada, el mortiño se hace esencial para esta preparación.

El avance de la frontera agrícola provoca la desaparición de las matas de mortiño, que reacias y fuertes se oponen y resisten ante todo, el páramo es su casa, pero el pajonal es amenazado por los incendios forestales, pese a todo, las matas crecen, claro que en menor número, la cosecha y recolección también se reduce.

Carchi al Día, acompañó a una familia en  búsqueda y cosecha de mortiños. Seis de la mañana, un tramo en vehículo, y luego hora y media de camino pendiente arriba. Llovizna, frío, lodo, difícil acceso al páramo, no fueron impedimentos para llegar en busca de este  fruto. Después de algunas horas de cosecha, degustando del dulce sabor de este fruto andino en el lugar, el retorno también se torna difícil por la inclinación  y lo agreste del terreno.

El temor a resbalar y acabar con los baldes de mortiño hacen que se tomen varias previsiones, se acerca el toque de queda, solo restan 15 minutos, el vehículo que se encargaría del traslado desde el sector de Pueblo Viejo en el cantón Bolívar, hasta la parroquia La Paz, donde reside la familia a quien acompañamos, estuvo a la hora prevista y se cumplió con las normas. Estar en casa antes de las 14:00 horas.

Hermosos paisajes, plantas nativas, flores de vistosos colores y la alegría de una buena cosecha de mortiño fue la recompensa a las horas de trabajo.

Estas actividades en familia recompensan la jornada que concluyó con la elaboración de un refrescante y  delicioso jugo de mortiño,  el día siguiente  la elaboración de la  colada morada, la cosecha fue abundante y también se preparó helados con este fruto andino.

Entérese.- “El mortiño (Vaccinium floribundum), de la familia Ericaceae, llamado también uva de monte, es una fruta nativa de los páramos ecuatorianos (Loján, 2003). En páramos ecuatorianos es considerada endémica y ha sido utilizada por sus habitantes desde tiempos inmemoriales principalmente en el Día de los Difuntos para la elaboración de la tradicional colada morada.

En la actualidad aunque es poco común se lo emplea para consumo fresco así como en jugos, mermeladas y dulces.

Sus frutos tienen contenidos importantes de azúcares, minerales, antioxidantes, vitaminas del complejo B, C y minerales como potasio, calcio, y fósforo (Morales, 2011). Por sus propiedades físico químicas presenta la ventaja de ser refrigerado sin alteración de sus características organolépticas y nutricionales, ni variaciones en peso o volumen, para la elaboración posterior de cualquier producto con valor agregado, lo cual facilita poder mantener un mercado permanente, aun fuera de las épocas de cosecha.

En décadas anteriores este producto tenía importancia dentro de la alimentación ecuatoriana y era de fácil adquisición en los campos de la Sierra, pero con el pasar de los años su consumo ha disminuido y la planta también ha comenzado a desaparecer, debido al limitado conocimiento acerca de sus beneficios y la dificultad para su propagación. Estudios han mencionado que este fruto es de crecimiento silvestre y de una pequeña producción anual, considerando la posibilidad de reproducción in-vitro, por multiplicación vegetativa con medianos resultados (Torres y Trujillo, 2010; Freire, 2004)”.

Tomado de ESTUDIO ETNOBOTÁNICO DEL MORTIÑO (Vaccinium floribundum) COMO ALIMENTO ANCESTRAL Y POTENCIAL ALIMENTO FUNCIONAL, Pablo Coba Santamaría, Daniel Coronel, Karla Verdugo, María Fernanda Paredes, Elizabeth Yugsi y Laura Huachi Centro de Investigación y Valoración de la Biodiversidad CIVABI. Universidad Politécnica Salesiana)

Municipio de Huaca aprobó 50 mil dólares para afrontar al coronavirus

Ayudas en HuacaEl Concejo Municipal de Huaca aprobó 50 mil dólares para afrontar la pandemia del coronavirus, “presupuesto que es producto de la disminución de los sueldos de los señores: Alcalde, concejales, directores departamentales, secretaría general y fiscalizador. Una parte de este rubro está destinado a kits de alimentos y kits de aseo, que ya se empezaron a distribuir en los diferentes barrios, comunidades y en la parroquia Mariscal Sucre.

Armando Paillacho, alcalde de San Pedro de Huaca, sostuvo que ese es el compromiso asumido por todo el Concejo Municipal, en favor de la gente que más lo requiere.

Dos mil kits de aseo serán distribuidos en la población y 800 kits de alimentos serán entregados a las personas que más lo necesitan.

Del rubro aprobado se destinará a equipos de protección e insumos químicos para desinfección. “Mediante convenio interinstitucional entre los representantes legales del Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal de San Pedro de Huaca y la dirección distrital de Salud San Pedro de Huaca – Tulcán, se realizó la entrega de suministros e insumos para el centro de Salud tipa A de la localidad y de la parroquia Mariscal Sucre, por el estado de emergencia sanitaria a nivel nacional”.

Con todos estos equipos de protección, bioseguridad e insumos médicos, se busca evitar el contagio y propagación del COVID-19. En Huaca, hasta el momento se reportan 7 casos confirmados y un fallecido por coronavirus.

UPEC continúa desarrollando actividades a través de teletrabajo

UPEC DEFVerónica García, directora Administrativa de la Universidad Politécnica Estatal del Carchi (UPEC), explicó que las autoridades de esta institución “están cumpliendo con la normativa estipulada en la Constitución del Ecuador, la cual establece que el Estado debe garantizar el acceso a las tecnologías de información y comunicación, herramientas vitales para contribuir al trabajo digno de los funcionarios públicos y privados”.

De la misma forma, detalló que frente a la pandemia mundial causada por el COVID-19, el Ministerio de Trabajo en el acuerdo 76 dispuso directrices sobre la modalidad de Teletrabajo para las instituciones públicas.

Para García, la institución de educación superior cumple con la normativa dada por el Ministerio de Trabajo, sobre la modalidad de Teletrabajo,” por medio de la ejecución de acciones como: la realización de informes de seguimiento, control y ejecución del trabajo por parte de los funcionarios y trabajadores. Estas actividades son coordinadas con los directores y jefes inmediatos de cada dependencia. Posteriormente se emite un informe consolidado a la jefatura de Talento Humano para que envíe la información al Ministerio de Trabajo”.

Por otra parte, Bienestar Universitario y Rectorado, “planifican una capacitación direccionada a funcionarios y trabajadores de la universidad, con el objetivo de socializar medidas de prevención y seguridad frente al COVID-19”, además ir creando normativas para cuando los funcionarios vuelvan a los espacios de trabajo.

Familias del noroccidente del Carchi reciben ayudas

NoroccidenteLuisa García Taicus, moradora de la comunidad de El Guaré, de la parroquia El Chical, cuenta que la crisis sanitaria les afectado bastante a las poblaciones Awá, ya que no pueden acceder a los mercados de Chical y Maldonado para abastecerse de alimentos y que por lo tanto las familias están pasando mal. Pescado, maíz, plátano veerde (chiro) son los alimentos propios de la zona, pero faltan otros productos que generalmente se compra en los mercados arriba mencionados.

Algunos pobladores se han organizado para hacer frente a esta crisis, es así como María Muepás junto a otras personas integrantes de la Asociación Pindical, decidieron procesar panela para comercializarla a varias instituciones que les hacen pedidos para incluir este dulce natural en las raciones alimenticias. “Estamos haciendo la panela bajo pedido y la vendemos, con esto por lo menos solventamos un poco esta crisis” dijo.

Por la crisis sanitaria la Prefectura ha iniciado un proceso de apoyo a las familias vulnerables del Carchi. El anterior fin de semana, técnicos de la institución llegaron a la zona del Pailón donde se hizo la entrega de más de 300 raciones alimenticias para las poblaciones de San Marcos, Gualpi Bajo y Guaré. También que se entregaron ciento veinte raciones a los presidentes de las parroquias de Chical y Maldonado para que prioricen la donación a las familias necesitadas de estas jurisdicciones.

Las raciones contienen productos saludables y nutritivos como: atún, sardinas, lenteja, fideo, fréjol, arroz, azúcar y que por pedido de estas comunidades se puso en la ración también sal y fósforos.

Carlos Pascal, presidente de la comunidad de San Marcos, dijo que estos productos permitirán solventar por lo menos la alimentación de 5 miembros de la familia por una semana, espera que estos aportes de la Prefectura continúen mientras dure la crisis sanitaria. Carina Noguera, Teniente política de Chical, reconoció el apoyo de la Prefectura por el apoyo.

Recientemente se firmó un convenio entre el MIES y la Prefectura, misma que adquirirá 9 mil raciones para entregar a las familias alejadas del Carchi.