Silvana Sierra nueva vicealcaldesa de Huaca

Alcaldesa de Huaca.jpgHuaca.- El martes 10 de septiembre de 2019, en sesión de Concejo, se realizó la elección de la nueva vicealcaldesa del cantón San Pedro de Huaca, en Carchi, respetando el principio de paridad y equidad de género.

El Art. 317 del COOTAD (Código Orgánico de Ordenamiento Territorial Autonomía y Descentralización), inciso 2, determina: “Los consejos regionales, concejos metropolitanos y municipales procederán a elegir de entre sus miembros a la segunda autoridad del ejecutivo del correspondiente gobierno, de acuerdo con el principio de paridad entre mujeres y hombres en donde fuere posible”.

Los concejales de Huaca eligieron a Silvana Sierra en reemplazo de Alexis Vizcaíno, quien ocupó esta dignidad desde el 15 mayo, y fue el concejal más votado en el Cantón.

Armando Paillacho, alcalde de San Pedro de Huaca, felicitó a la nueva vicealcaldesa.

Alcaldesa de Huaca 2.jpg

Anuncios

Proyecto ecológico “UPEC sustentable” recibe ayuda

UPEC 7751.JPGMediante Boletín de Prensa, la Universidad Politécnica Estatal del Carchi, impulsa el Proyecto Ecológico “UPEC sustentable” a través de la Facultad de Industrias Agropecuarias y Ciencias Ambientales.

La Cooperativa de Ahorro y Crédito “Pablo Muñoz Vega” entregó 3 mil 500 tomatodos a quienes hacen la comunidad universitaria, con el propósito de reducir la utilización de botellas y vasos plásticos de un solo uso.

Jorge Mina, decano de la Facultad, explicó que el objetivo principal de esta iniciativa es disminuir la huella negativa que las acciones humanas han dejado en el medio ambiente. Destacó que el proyecto está compuesto por varias aristas como: el uso adecuado del agua, a través de la implementación de bebederos; instalación de lámparas led para el ahorro de energía, construcción de biodigestores en los centros experimentales que ayudan a producir combustible; y la ubicación de recolectores de basura que contribuyen al tema de reciclaje. De la misma forma, resaltó el aporte de la Cooperativa por colaborar de manera efectiva con la universidad en este eje de sustentabilidad.

Álex Vivero, gerente de la Cooperativa Pablo Muñoz Vega, indicó que es fundamental articular acciones estratégicas con la academia para que estas iniciativas puedan consolidarse y contribuyan al desarrollo de la provincia del Carchi.

EL CUENTO DE UNA GAVIOTA

Ramiro Cabrera

Para Maryte Bernal

Una gaviota que amaba el mar con devoción, tuvo que renunciar a la felicidad de vivir en la playa, cuando su padre que había quedado viudo, le anunció que estaba enamorado de una paloma, le dijo persuasivamente “Mañana viajaremos a la sierra, alégrate pequeña pues conocerás las altas montañas”.

Se le acabó el mundo en ese momento ya que su vida era el mar, ¿qué hacer?, se preguntó innumerables veces, pero siempre llegaba al mismo punto y no había solución, debía seguir a su progenitor porque era aún pequeña para defenderse sola.

En los Andes buscó la forma de sobrevivir en un ambiente diferente. Escuchó los útiles consejos para no congelarse en el viento, como frotarse el cuerpo con ungüentos de grasa de culebra. Cambió su alimentación, del pescado al maíz, que por cierto era rico y aprendió a volar cual paloma para no llamar demasiado la atención, pues un ave de la costa siempre da que hablar, “su vuelo parece coquetería” murmuraban.

Todo lo que hizo surtió efecto y hasta fue muy querida por las aves del lugar, aunque a ratos volaba dormida soñando con la inmensidad del mar que le parecía inalcanzable. ¿Cuándo regresaré? Repetía en su corazón.

Hasta que cierto día el padre ya anciano despertó gritando ¡el mar! ¡el mar! Como poseído de un espíritu, como delirando. Y con las fuerzas que le quedaban tomó el ala de su hija y le dijo con voz añosa, “Es hora de regresar a casa”.

Y surcaron las montañas con los ojos puestos en las tierras bajas, tropicales y llanas, deseando sentir el aire caliente, su olor a sal y a manglares. Era temprano en el tercer día de travesía cuando las olas los recibieron, onduladas cual pechos de sirena y miraron con profunda reverencia el mar tendido al infinito.

Volaron junto a las gaviotas que festejaban su retorno, resulta que todos eran sus parientes que graznaban con ese acento costeño tan bonito. El viejo cerró los ojos en un atardecer mientras volaba y su hija al lado lo acompañaba. “Es un buen día para morir”, le dijo finalmente como despedida.

La gaviota se había convertido en una hermosa ave ágil y dulce, con un aire interesante a los ojos de los jóvenes gaviota, que les encantaba sus historias sobre las montañas y el brillo de la nieve, sobre el maíz y los ungüentos de culebra que sacaban el frío de los huesos.

Y lo que le faltaba para ser totalmente feliz, le llegó cuando su familia serrana vino a conocer la tierra de su padre. Se divirtió tanto enseñándoles a sus hermanos y primos palomos a comer pescado sin pincharse la garganta con sus espinas y era tan gracioso verlos intentando atrapar peces en el mar. Les animaba con su graznido de gaviota y un gorjeo de paloma.

LAS TARDES DE AGOSTO

Ramiro Cabrera

Cuando llegan las tardes de agosto un sueño detenido reanuda su hilar, y en el cielo límpido y cercano el viento cual cuchillo azul, ha partido en trozos la torta gris de las nubes. En las tardes de agosto, el cielo tiene juventud, esta renovado como estrenando su milenaria adolescencia. Se presenta tierno, pero es cercano a la eternidad. A veces nos acompaña la luna para mirar la tarde agostera y es a partir de las cinco en que todo se transforma, cual si la ciudad fuese una pecera helada con un tono perla.

Las nubes en el cielo celeste nos conceden mirar la libertad, tal que, si fuéramos ángeles y con nuestras alas lúdicamente pudiésemos apropiarnos del firmamento. Hay un momento que nos transformamos de campesinos a marineros en este cielo, mar de arriba que cobija las siembras doradas, verdes y pardas, que nuestros brazos producen en este barco gigante de la provincia. Desplegamos las velas del alma para abrazar al viento. ¿A donde nos llevará el cielo de Agosto?

El caminar arrobado contemplando bajo la linterna de oro, nos invita a descubrir un mundo diferente, escondido desde abril o mayo. Es que uno se incendia en el rubí, se enfría en el azul, se hiela en el morado del crepúsculo de agosto. Si llueve, que sean cometas en este mes, que alcancemos a ver docenas de vacas locas en el cielo, con sus papeles de colores embistiendo el aire, coleteando con capricho, jalando la cuerda, tentando a los niños para volar con ellas.

Las montañas lejanas son un esfumado de colores, temperan con el rostro envuelto en una toalla de nubes. Quieren sorprendernos cuando veamos su rostro en la mañana. ¡Qué bellas amanecen en agosto!

Y el verano trae desde los páramos al viento, que cala nuestra carne, entonces, las callejas son sus brazos y piernas, se yergue como señor y azota con su látigo, hasta que el sol lo abriga y calma. Le dice: “No es aquí en donde tienes que estar, las copas de las colinas son tu morada, ya vete”. Si este calor se queda en las tardes de agosto, hay una fiesta en cada vereda.

Los vacacionistas jóvenes no tienen otra cosa más que crecer, los días se hacen largos y los ojos no se cansan de mirar la vida en cada rincón. Y cuando la familia viaja buscando el calor, ojalá que sea hacia el mar para que alcancen el océano de cristal de jade, sus olas de espuma, que se deshacen en la boca de la arena, saboreando las barbas de ballenas blancas. Ojalá que los cuerpos chapoteen en el agua. Todo lo que sucede en agosto se queda en la mente como una foto alegre para siempre.

¡ESCUCHA PEQUEÑO HOMBRECITO!

Ramiro Cabrera

Este es el grito de un gran hombre llamado Wilhelm Reich (1897-1957), ilustre psicoanalista polaco que en su tiempo pudo ver las taras de la humanidad que destrozaron a millones de vidas en la Segunda Guerra Mundial y cuyo trabajo lo rescatamos para los lectores, porque nos brinda luces en la comprensión de la crisis que azota nuestro país y la región. Este es el título de una interesante obra suya.

¿Quién es el sujeto llamado así por Wilhelm Reich? El pequeño hombrecito es el hombre común, el que no tiene una opinión propia, que encumbra a otros pequeños hombrecitos con ansia de grandeza, que se convierten luego en tiranos, peores que los tiranos burgueses que antes combatió. El pequeño hombrecito ha sido responsable de darles poder a gente nefasta como Hitler, Stalin (o Maduro para nombrar uno actual).

El pequeño hombrecito contagia su “plaga emocional” es decir su desequilibrio vital. En palabras del autor: “Aquellos que realmente están vivos y son amables y abiertos en sus relaciones con los demás, en las actuales condiciones se encuentran en peligro. Ellos asumen que los demás piensan y actúan generosa, amable y solícitamente, de acuerdo a las leyes de la vida. Esta actitud natural, fundamental para los niños sanos, así como para el hombre primitivo (ancestral), inevitablemente representa un gran peligro en la lucha por una forma de vida racional, mientras subsista la plaga emocional, porque la persona que padece la plaga emocional impone su manera de pensar y actuar a sus congéneres. Un hombre amable cree que todos los hombres son amables, mientras que el infectado por la plaga cree que todos los hombres mienten, engañan y están sedientos de poder”.

En nuestro país el pequeño hombrecito dice: “el que llega a dirigir llega a robar” y cuando tiene oportunidad lo cumple, además llama “grande” al arribista. Las instituciones fundamentales de la sociedad y el Estado por las que la gente verdaderamente grande luchó, son usurpadas y desmoronadas bajo su avaricia.

Wilhelm dedicó años a estudiar la energía que fluye en todos los seres vivos de la naturaleza, dándoles vivacidad y salud, pero que en el ser humano enfermo deja de fluir con normalidad; a esta energía le llamó “Orgón”. Constató, además, que una sexualidad frustrada es fuente de desequilibrio, como por ejemplo la esquizofrenia, la impotencia y el cáncer. Por tanto, instaba al ser humano a comprometerse con alcanzar el equilibrio y a buscar la salud.

Nada mejorará gritando ¡Viva! y arreando una bandera de izquierda o derecha ya que ninguna ideología ni caudillo lo quiere sano. Decía con razón: “El inicio tiene que estar en ti: tú eres el problema del mundo. Por lo tanto, no evites la realidad de tu mundo interior, esa es la primera cosa”. En el Ecuador actual los malos gobiernos tienen su origen en la suma de pequeños hombrecitos que han extendido su plaga emocional anquilosando las instituciones, destruyendo el recurso humano y económico, destrozando el futuro de nuestros hijos. Grave pero iluminadora reflexión.

AMANECE EL CIELO GRIS

Ramiro Cabrera

A veces decimos ¡qué mal día amaneció!, esta todo nublado… la semana pasada ocurrió así, pero qué bella era esa mañana, así que escribí esta composición que comparto con ustedes.

AMANECE EL CIELO GRIS

En el cielo gris hay un gato blanco que duerme sobre una colcha de algodón tendida en el paisaje; es suave y remolón.

En realidad, son mil gatos los que viven sobre el cielo, caminando entre las terrazas y techos marrones, mirando su rostro gris en los cristales de las ventanas, suspendiéndose para acompañar a los árboles en la mañana. Trotan desde el páramo en gatuna partida y brincan por las cumbres de los cerros.

Que vienen de la selva oriental dicen unos, de la selva occidental otros, empujados por el viento, ante esto me pregunto: ¿Por qué se han quedado tantos días sobre el cielo? Y me respondo: Hay mucho espacio allá arriba, miríadas de ovillos de algodón para retozar. Es posible que además les gusta dormir sobre nosotros sus sueños grises.

En tanto, la mañana transpira niebla, envuelve a los edificios y casas de tapia. Por las avenidas y las calles se extiende y en los parques, saboreando las hojas lizas de los árboles. El gato blanco de la niebla se arrima por una caricia antes de subir a las nubes.

Las casas campesinas distantes resaltan como naves blancas. Surcan líneas de arbustos en el campo cual olas que separan las huertas. No sé si es verde aceituna o verde marrón o negro verde el de los árboles, distingo el pardo, el color tierra, el dorado apagado. El gris, lo sumerge todo en un vino de vapor a esta hora.

Una golondrina ronda la copa de un bello urapán en el parque, las hojas de los árboles de tilo están quietas en racimos, aún no tienen pompas blancas, los han podado en la avenida, están quietos como si el jardinero los hubiese regañado, los buses pasan junto, las personas en las ventanas.

Es más vivo, el aliento en esta mañana nublada.

Diócesis de Tulcán con nuevo Vicario General

En la mañana del 22 de agosto de 2019, fiesta de María santísima con el título de Reina, monseñor Fausto Gaibor, obispo de la Diócesis de Tulcán, comunicó al clero que han sido designados los sacerdotes para el cargo de Vicario General y Vicario de Pastoral.

Aquí el comunicado:

“Hermanos sacerdotes les saludo fraternalmente.
Teniendo en cuenta las respuestas de ustedes a la consulta en los ejercicios espirituales, con gran alegría les comunicó el nombramiento del P. Juan Carlos Chávez Aguilar, como nuevo Vicario General de Tulcán.
El P. Renato Henry Torres Tobar cómo nuevo Vicario de Pastoral en reemplazo del P Lenin Hernández, a quien agradecemos su generosa labor.
Pidamos al Señor les colme de su gracia y de sus abundantes bendiciones a estos hermanos elegidos para este servicio que van a realizar en bien de nuestra Iglesia particular de Tulcán”.

Actualmente el padre Juan Carlos Chávez se desempeña como Párroco de la parroquia Catedral de Tulcán y Canciller de la Diócesis. El padre Renato Torres es párroco de Fernández Salvador y Vicario de Pastoral Juvenil.

Por otra parte, durante los ejercicios espirituales, realizados durante la primera semana de agosto, monseñor Fausto Gaibor comunicó al clero del Carchi que el padre Diego Néjer, ha sido nombrado como Párroco encargado de la parroquia La Dolorosa de Tulcán.