Subamos a Belén para descubrir el misterio de la Navidad

Noche Buena 1El Vaticano. A las 21:30 horas, de ayer 24 de diciembre del 2018, en la Basílica Vaticana, el papa Francisco celebró la Santa Misa de la Noche Buena, nacimiento de Cristo.

Durante la homilía de la santa Misa, dijo el Papa:

José, con María su esposa, subió «a la ciudad de David, que se llama Belén» (Lc2,4). Esta noche, también nosotros subimos a Belén para descubrir el misterio de la Navidad. 

1. Belén: el nombre significa casa del pan. En esta “casa” el Señor convoca hoy a la humanidad. Él sabe que necesitamos alimentarnos para vivir. Pero sabe también que los alimentos del mundo no sacian el corazón. En la Escritura, el pecado original de la humanidad está asociado precisamente con tomar alimento: «tomó de su fruto y comió», dice el libro del Génesis (3,6). Tomó y comió. El hombre se convierte en ávido y voraz. Parece que el tener, el acumular cosas es para muchos el sentido de la vida. Una insaciable codicia atraviesa la historia humana, hasta las paradojas de hoy, cuando unos pocos banquetean espléndidamente y muchos no tienen pan para vivir.

Belén es el punto de inflexión para cambiar el curso de la historia. Allí, Dios, en la casa del pan, nace en un pesebre. Como si nos dijera: Aquí estoy para vosotros, como vuestro alimento. No toma, sino que ofrece el alimento; no da algo, sino que se da él mismo. En Belén descubrimos que Dios no es alguien que toma la vida, sino aquel que da la vida. Al hombre, acostumbrado desde los orígenes a tomar y comer, Jesús le dice: «Tomad, comed: esto es mi cuerpo» (Mt 26,26). El cuerpecito del Niño de Belén propone un modelo de vida nuevo: no devorar y acaparar, sino compartir y dar. Dios se hace pequeño para ser nuestro alimento. Nutriéndonos de él, Pan de Vida, podemos renacer en el amor y romper la espiral de la avidez y la codicia. Desde la “casa del pan”, Jesús lleva de nuevo al hombre a casa, para que se convierta en un familiar de su Dios y en un hermano de su prójimo. Ante el pesebre, comprendemos que lo que alimenta la vida no son los bienes, sino el amor; no es la voracidad, sino la caridad; no es la abundancia ostentosa, sino la sencillez que se ha de preservar. 

El Señor sabe que necesitamos alimentarnos todos los días. Por eso se ha ofrecido a nosotros todos los días de su vida, desde el pesebre de Belén al cenáculo de Jerusalén. Y todavía hoy, en el altar, se hace pan partido para nosotros: llama a nuestra puerta para entrar y cenar con nosotros (cf. Ap 3,20). En Navidad recibimos en la tierra a Jesús, Pan del cielo: es un alimento que no caduca nunca, sino que nos permite saborear ya desde ahora la vida eterna. 

En Belén descubrimos que la vida de Dios corre por las venas de la humanidad. Si la acogemos, la historia cambia a partir de cada uno de nosotros. Porque cuando Jesús cambia el corazón, el centro de la vida ya no es mi yo hambriento y egoísta, sino él, que nace y vive por amor. Al estar llamados esta noche a subir a Belén, casa del pan, preguntémonos: ¿Cuál es el alimento de mi vida, del que no puedo prescindir?, ¿es el Señor o es otro? Después, entrando en la gruta, individuando en la tierna pobreza del Niño una nueva fragancia de vida, la de la sencillez, preguntémonos: ¿Necesito verdaderamente tantas cosas, tantas recetas complicadas para vivir? ¿Soy capaz de prescindir de tantos complementos superfluos, para elegir una vida más sencilla? En Belén, junto a Jesús, vemos gente que ha caminado, como María, José y los pastores. Jesús es el Pan del camino. No le gustan las digestiones pesadas, largas y sedentarias, sino que nos pide levantarnos rápidamente de la mesa para servir, como panes partidos por los demás. Preguntémonos: En Navidad, ¿parto mi pan con el que no lo tiene? 

2. Después de Belén casa de pan, reflexionemos sobre Belén ciudad de David. Allí David, que era un joven pastor, fue elegido por Dios para ser pastor y guía de su pueblo. En Navidad, en la ciudad de David, los que acogen a Jesús son precisamente los pastores. En aquella noche —dice el Evangelio— «se llenaron de gran temor» (Lc 2,9), pero el ángel les dijo: «No temáis» (v. 10). Resuena muchas veces en el Evangelio este no temáis: parece el estribillo de Dios que busca al hombre. Porque el hombre, desde los orígenes, también a causa del pecado, tiene miedo de Dios: «me dio miedo […] y me escondí» (Gn 3,10), dice Adán después del pecado. Belén es el remedio al miedo, porque a pesar del “no” del hombre, allí Dios dice siempre “sí”: será para siempre Dios con nosotros. Y para que su presencia no inspire miedo, se hace un niño tierno. No temáis: no se lo dice a los santos, sino a los pastores, gente sencilla que en aquel tiempo no se distinguía precisamente por la finura y la devoción. El Hijo de David nace entre pastores para decirnos que nadie estará jamás solo; tenemos un Pastor que vence nuestros miedos y nos ama a todos, sin excepción. 

Los pastores de Belén nos dicen también cómo ir al encuentro del Señor. Ellos velan por la noche: no duermen, sino que hacen lo que Jesús tantas veces nos pedirá: velar (cf. Mt 25,13; Mc 13,35; Lc 21,36). Permanecen vigilantes, esperan despiertos en la oscuridad, y Dios «los envolvió de claridad» (Lc 2,9). Esto vale también para nosotros. Nuestra vida puede ser una espera, que también en las noches de los problemas se confía al Señor y lo desea; entonces recibirá su luz. Pero también puede ser una pretensión, en la que cuentan solo las propias fuerzas y los propios medios; sin embargo, en este caso el corazón permanece cerrado a la luz de Dios. Al Señor le gusta que lo esperen y no es posible esperarlo en el sofá, durmiendo. De hecho, los pastores se mueven: «fueron corriendo», dice el texto (v. 16). No se quedan quietos como quien cree que ha llegado a la meta y no necesita nada, sino que van, dejan el rebaño sin custodia, se arriesgan por Dios. Y después de haber visto a Jesús, aunque no eran expertos en el hablar, salen a anunciarlo, tanto que «todos los que lo oían se admiraban de lo que les habían dicho los pastores» (v. 18). 

Esperar despiertos, ir, arriesgar, comunicar la belleza: son gestos de amor. El buen Pastor, que en Navidad viene para dar la vida a las ovejas, en Pascua le preguntará a Pedro, y en él a todos nosotros, la cuestión final: «¿Me amas?» (Jn 21,15). De la respuesta dependerá el futuro del rebaño. Esta noche estamos llamados a responder, a decirle también nosotros: “Te amo”. La respuesta de cada uno es esencial para todo el rebaño. 

«Vayamos, pues, a Belén» (Lc 2,15): así lo dijeron y lo hicieron los pastores. También nosotros, Señor, queremos ir a Belén. El camino, también hoy, es en subida: se debe superar la cima del egoísmo, es necesario no resbalar en los barrancos de la mundanidad y del consumismo. Quiero llegar a Belén, Señor, porque es allí donde me esperas. Y darme cuenta de que tú, recostado en un pesebre, eres el pan de mi vida. Necesito la fragancia tierna de tu amor para ser, yo también, pan partido para el mundo. Tómame sobre tus hombros, buen Pastor: si me amas, yo también podré amar y tomar de la mano a los hermanos. Entonces será Navidad, cuando podré decirte: “Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te amo” (cf. Jn 21,17). 

Anuncios

Hoy la santa Misa de Noche Buena o del Gallo

Nacimiento 2.jpg
El Papa Sixto III, introdujo en Roma, la costumbre de celebrar en Navidad una vigilia nocturna, a medianoche, “mox ut gallus cantaverit”, “en seguida de cantar el gallo”, en un pequeño oratorio, llamado “ante el pesebre”, situado detrás del altar mayor de la Basílica de San Pedro. La celebración Eucarística de esta Noche Santa, comienza con una invitación instante y urgente a la alegría: «Alegrémonos todos en el Señor, porque nuestro Salvador ha nacido en el mundo».

En el año 1200 San Francisco de Asís dispuso recordar con mucha solemnidad la Navidad haciendo un pesebre lo más parecido posible al de Belén y celebrando así entre pastores, ovejas, bueyes y asnos la misa de la medianoche, y haciendo él mismo un hermoso sermón de Nochebuena recordando la gran bondad del Hijo de Dios al quererse hacer hombre en Belén por salvar nuestra alma.

Aquí las Misas de Noche Buena en algunas parroquias del Carchi:

La Catedral de Tulcán: 20h00

Iglesia de San Pedro de Huaca: 21h00. Y martes 25 diciembre, misas de Navidad a las 11h00 y 18h30.

Iglesia Matriz de San Gabriel: 20h00. Y martes 25 diciembre, misas de Navidad a las 07h00, 09h00, 11h00 y 19h00.

Iglesia San José de San Gabriel: 21h00 y 23h00

Iglesia parroquial de La Paz: A las 20h00 Pase del Niño y a las 21h00 Misa.

Iglesia parroquial de Bolívar: 22h00

Iglesia parroquial de El Ángel: 20h00

Iglesia parroquial de Mira: Noche buena a las 22h00. Misa de Navidad el martes 25, a las 11h00. Misa de fin de año el 31 diciembre, a las 21h00. Misa de Año Nuevo el 1 enero, alas 10h00

Gobierno anuncia eliminación parcial del subsidio de gasolina extra

Gasolina(Redacción Nacional).- El Gobierno Nacional anuncia la eliminación del subsidio a la gasolina extra y diésel. Ministro de Finanzas señala que la situación económica del país es “insostenible”.

Así lo afirmó en rueda de prensa el Ministro de Finanzas, Richard Martínez.

Con la eliminación parcial del subsidio de la gasolina extra y Ecopaís. El precio se incrementará $ 0,37 por galón, es decir pasará de 1.48 dólares a 1.85 dólares el galón.

El diésel y el gas de uso doméstico no se verán afectados.

Según el ministro, este cambio no afectará a los de precios de transporte, ni de los productos.

(Noticia tomada de nuestra cadena aliada Hoy en Imbabura)

(En desarrollo)

Pregón de Navidad en San Gabriel

Pregón Navidad

Este sábado 15 de diciembre, a las 16h00, está previsto iniciar la realización del Pregón de Navidad que anuncia que la celebración del nacimiento de Jesús está cerca. Con esta manifestación religiosa, cultural y tradicional, la Parroquia Matriz de San Gabriel, inicia la Novena de Navidad.

Tiene un carácter festivo cargado de alegría, folklor, regocijo, unidad familiar, creatividad, participación comunitaria, teniendo como fondo la fe en Dios y haciendo relucir el patrimonio religioso y rescatando las tradiciones.

Los grupos de apostolado, comunidades participantes y de catecismo durante el Pregón de Navidad presentarán una danza o comparsa en el lugar o familia asignada en el recorrido que se realizará desde la calle Cuenca, por las calles Luz María Carrera, Jaime Roldós, Arrayán, Sucre, Alejandro Aldás, Ulpiano Rosero, 27 de Septiembre, Colón, Bolívar hasta llegar a la iglesia Matriz.

Acabada la presentación de la danza, comparsa, dramatización o posada, todos los grupos, irán acompañando en el recorrido hasta llegar a la plazoleta de la iglesia Matriz, allí se culminará con la presentación de otras comparsas, baile del paraguas, canto de villancicos, el encendido del árbol de Navidad y la presentación de carros alegóricos.

La Prefectura del Carchi entregará premios a las dos mejores comparsas y al mejor Pase del Niño.

Invitados todos los sangabrieleños y personas del Carchi que deseen vivir momentos de alegría, folklor y religiosidad por inicio de la Novena de Navidad.

Católicos inician la Novena de Navidad

Pesebre iglesia Matriz San GabrielDesde este fin de semana se inicia la Novena de Navidad. Instituciones públicas y privadas, grupos de familias y especialmente en cada iglesia parroquial y capilla de las comunidades se aprestan a “rezar” la Novena de Navidad.

Las personas se reúnen alrededor del pesebre para rezar la Novena, que es una práctica que tiene como principal objetivo alabar al Señor y demostrar la alegría de los creyentes por el nacimiento del Niño Jesús. Se reza y se entonan villancicos que los niños y presentes acompañan con instrumentos como maracas, tambores, arpas, flautas, guitarras y panderetas.

En el orden cultural, folckórico y de tradiciones, se realiza el Pase del Niño buscando recrear lo que fue el Nacimiento de Jesús.

Novena de Navidad en la iglesia Matriz de San Gabriel

La parroquia Matriz de San Gabriel está invitando a participar de la Novena de Navidad que se realiza desde el viernes 14 hasta el 23 de diciembre, a las 19h00.

Viernes 14 diciembre: Niños de los catequistas: Silvana Molina, Luis Chulde y Patricia Rodríguez

Sábado 15 diciembre: Pregón de Navidad, a las 16h00.

Domingo 16 diciembre: Niños de los catequistas: Sonia Terán, Nelly Hernández, Fernanda Tirira y personal administrativo de la parroquia Matriz

Lunes 17 diciembre: Niños de los catequistas: Lili Meneses, Alicia Cuasapaz, Sor Lilia y Santa Rosa, familia de Nelson Caicedo.

Martes 18 diciembre: Niños de primero y segundo niveles Primera Comunión de la Unidad Educativa Pablo Muñoz Vega.

Miércoles 19 diciembre: Niños de primero y segundo niveles de Confimación de la Unidad Educativa Pablo Muñoz Vega y Movimiento Juan XXIII, familia de Vicente Acosta.

Jueves 20 diciembre: Niños de los catequistas: Rodrigo Enríquez, Cristina Vizcaino, Ximena Paillacho, Érika Játiva y Movimiento Cursillos de Cristiandad

Viernes 21 diciembre: Niños de los catequistas Luis Cuásquer, Víctor Alejandro y Segundo Erazo

Sábado 22 diciembre: Niños de los catequistas Gloria Yépez, Geovanna Torres y Angelita Betancourt

Domingo 23 diciembre: Niños de los catequistas Yamileth Pozo, Ramiro Narváez y Marlene Benavides

Lunes 24 diciembre, a las 20h00 Santa Misa de Noche Buena. Organizan Priostes del Niño Jesús, Catequistas, grupo de apostolado Juan XXIII, Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Montúfar, Asociación San Vicente de Paúl, grupo Cáritas, Esclavas del Santísimo, grupo Divina Misericordia, comunidad de Hermanas Salesias y comunidad de Hermanas de la Caridad.

La animación litúrgica estará a cargo de todos los músicos o cantantes que acompañan en las misas de domingo y cuando son contratados, además de personas que quieran integrarse con instrumentos musicales.

180 años de la parroquia eclesiástica de El Ángel

Iglesia Ángel.JPGLa parroquia eclesiástica de El Ángel, que corresponde actualmente a la parte urbana de la ciudad de El Ángel, las comunidades de San José de Chavayán y la Esperanza fue creada por la autoridad civil con la correspondiente intervención de la autoridad eclesiástica.

En 1837, el Dr. Rafael Maldonado y León, Secretario de Gobierno del Ecuador, realiza una visita general de las parroquias de la Sierra del norte ecuatoriano, entre ellas la parroquia de El Puntal (actual Bolívar).

Durante este tiempo, también el Gobernador de la provincia de Imbabura, el 1 de noviembre de 1938, presenta un informe y fundado en uno de los artículos de la Ley de Patronato Eclesiástico, propone al Poder Ejecutivo del Ecuador, la “nueva erección del pueblo del Ángel, anejo del Puntal, en parroquia separada” y esto porque existía gran distancia para la atención pastoral desde Puntal hasta El Ángel, en invierno “caminos fangosos e intransitables” y también por los comodidades que daría teniendo una nueva parroquia: habría párroco, “buena iglesia, formatos necesarios y vasos sagrados y una población de 1.117 almas, que no pueden ser bien asistidas en sus necesidades espirituales por párroco y coadjutor, ni pueden cómodamente concurrir al pueblo matriz en las grandes solemnidades del año, por la suma distancia…”.

El presidente de la República del Ecuador, Vicente Rocafuerte, el 1 de diciembre de 1838, puso el “ejecútese de la división” (de la creación de la nueva parroquia). Con un delegado de la Gobernación de Imbabura Agustín Ángel Posse) y un delegado del Obispo de Quito (padre Juan Antonio Tufiño), y dos testigos (José de la Cadena y Miguel Zuleta), se procedió a “practicar la demarcación territorial y señalamiento de límites entre ambas parroquias (la de Puntal y El Ángel)”. Tomaron como límite la Quebrada Obscura, que va desde el río de El Ángel por el páramo hasta la jurisdicción de Tuza, quedando sin innovación alguna los límites entras las parroquias limítrofes.

El 6 de enero de 1839, el Ministro del Interior, “tiene a bien en erigir en parroquia separada al anejo del Ángel, separando del Puntal por razones ya expuestas y Decreto del Poder Ejecutivo para su aprobación y conveniencia”.

Falta algo, según la Ley de Patronato, se debía presentar la creación de la nueva parroquia eclesiástica al Congreso, quien tiene la facultad de aprobar o reprobar la nueva creación. La honorable Cámara de Representantes el 19 de marzo y el Senado el 23 de marzo de 1839, dan el visto bueno para que pase el expediente al poder Ejecutivo.

Según el Código de Derecho Canónico actual, promulgado por el papa Juan Pablo II el 25 de enero de 1983, en su cánon 515, manifiesta: “La parroquia (eclesiástica) es una determinada comunidad de fieles constituida de modo estable en la Iglesia particular (Diócesis), cuya cura pastoral, bajo la autoridad del Obispo diocesano, se encomienda a un párroco, como su pastor propio” (Parágrafo 1). Y en el parágrafo 2, dice: “Corresponde exclusivamente al Obispo diocesano erigir, suprimir o cambiar las parroquias…”.

Actualmente, la parroquia eclesiástica de El Ángel está regentada por un sacerdotes diocesano que depende del Obispo de la Diócesis de Tulcán.

Tiene su templo parroquial de estilo gótico, diseño e inspiración neorrománica-europea, fue construida con cal, piedra y ladrillos, pese a temblores su fachada natural no ha sufrido consecuencia alguna. En el interior está dividida por tres naves adornadas de arcos góticos.

El muralismo da vida y color a San Gabriel

oznorHerney Luna, joven estudiante sangabrieleño de Artes Plásticas de la Universidad Central, junto con otros jóvenes, vienen cambiando el semblante a San Gabriel con la elaboración de enormes, vistosos y coloridos murales.

El último trabajo realizado en la parte posterior del cementerio municipal por el Colectivo “Graffiti San Gabriel” acaba de darle vida a este sector. Este escenario está ubicado en un espacio estratégico de San Gabriel, en la vía San Gabriel – Chután Bajo.

Los creativos priorizaron motivos religiosos acordes a este campo santo con murales vivos y claros, como explica Luna. En la construcción de esta superficies animadas participaron siete personas, quienes utilizaron 16 galones y tres canecas de pintura de diversos colores. También usaron 50 aerosoles. Se trata de obras plásticas en las que se prioriza acrílico, pinceles, rodillos y brochas que definen los trazos de las distintas inspiraciones, manifiesta Santiago Enríquez de Montúfar Joven.

Los vecinos aseguran que estos jóvenes muralistas le ha dado una nueva vida al barrio: “Hasta hace poco la calle era obscura, per la presencia del mural le ha dado luz y vida al sector, generando un cambio de actitud en la vecindad”, señala María Pusdá.

Luna dice, entre broma y en serio, dice que le dieron vida al cementerio, ahora quieren inundar de murales a la ciudad, generando una nueva cultura que le apuesta a mejorar el ornato y acabar con aquellos que pintarrajean la ciudad. Manifiesta, también que van a llegar con grafittis y murales que expresan mensajes con previa autorización a todas las paredes.

Luna dice que hay una dificultad y es la carencia de material, cuyo costo en el mercado local es alto, razón por la que es bienvenida cualquier tipo de colaboración para acabar con el vandalismo y la agresión a las fachadas de la ciudad.

Oscar Guerra, quien se ha unido para fortalecer este proceso, señala que aproximadamente 500 metros cuadrados han sido matizados en los muros de la necrópolis montufareña que recepta semanalmente a más visitantes y deudos. (RVC)

Entérese.- Hace pocos meses se inuguró un mural en la calle Rocafuerte, vía hacia Chiles Bajo, dedicado al cuidado de la naturaleza. También se realizaron murales en espacios del Parque de la Familia, inaugurado hace pocos días.

Graffitti 6

Grafitti 2.jpg

Grafitti 4.jpg