Material explosivo decomisado tiene alto poder de destrucción

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 30f38d0b-fe60-40ce-bd91-54f69f11be73

(Redacción Tulcán).- En cuatro sacos de yute se transportaba desde Machala, frontera sur ecuatoriana hasta Tulcán, se transportaba mil 205 cajas de detonantes no eléctricos, cada caja contiene 100 cápsulas.

El material explosivo se transportaba en la cajuela de un taxi de servicio público en que se movilizaban también cuatro, personas dos hombres ecuatorianos  y dos mujeres de nacionalidad venezolana.

Mauricio Herrera, uniformado del  Grupo de Intervención y Rescate (GIR) equipo antiexplosivos explicó que se trata de cápsulas detonantes no eléctricas, conocidos como pistones o fulminantes, que pueden causar graves daños si se manipulan de manera inadecuada y su poder de destrucción es de alrededor de 500 metros a la redonda, el compuesto químico que conforma los pistones es RDX.

En el taxi se transportaba alrededor de 200 libras de este material que se decomisó en el control La Paz en el cantón Montúfar.

Fernando Egas, de la Unidad Nacional de Delitos con Armas Municiones y Explosivos que arribó a Tulcán manifestó que el uso y manipulación de este tipo de explosivos puso en riesgo a los ocupantes del taxi.

Las primeras investigaciones indican que el material se  compró en Perú y su destino era para grupos irregulares en Colombia, y si en Ecuador cada cápsula tiene un valor de 20 centavos aproximadamente a nivel internacional el valor asciende.

Luis Zambonino, de la Unidad de Antinarcóticos en la provincia explicó que de las cuatro personas aprehendidas, tres quedaron en libertad puesto que una de ellas se atribuyó el delito.

Se trató del decomiso de 102 mil 500 cápsulas que se usan en su mayoría para minería, se conoce que tenían como destino Colombia porque la persona a la que iba destinado el cargamento dejó de comunicarse al enterarse de la aprehensión de las personas y decomiso de los explosivos.