En control militar en San Rafael impiden ingreso de presuntos mineros ilegales

San Rafael

Enfrentamiento entre presuntos mineros ilegales y personal militar en San Rafael (Foto cortesía)

(Redacción Bolívar).- Por más de cinco horas la Panamericana E 35, a la altura de Piquiucho, en el límite provincial entre Carchi e Imbabura estuvo obstaculizada al tránsito vehicular.

Un grupo de afroecuatorianos intentó “rescatar” a nueve personas que fueron retenidas en la parroquia de San Rafael (varios kilómetros antes de Monte Olivo).

Los detenidos en los que están también ciudadanos venezolanos fueron movilizados en un camión del Ejército hacia el Distrito de Policía de San Gabriel, a la altura de la parroquia Los Andes, un automotor cruzado en la calzada pretendió detener la marcha del vehículo castrense.

En ese momento, habitantes de las comunidades afros con piedras y machetes atacaron a la unidad militar y dañaron la carrocería y parabrisas del automotor. Los uniformados usaron gases lacrimógenos para dispersar a los agresores.

Se presume que los nueve retenidos (cinco afroecuatorianos y cuatro venezolanos) se dedican a actividades de minería ilegal y pretendían llegar hasta el sector de Monte Olivo – El Riñón, zona militarizada y con presencia de personal policial que evitan que personas que se dedican a la minería ilegal lleguen a la zona  a realizar esta actividad y afecten las fuentes de agua que sirven de consumo y riego a varias comunidades de Carchi e Imbabura.

Según información de los pobladores del sector, militares que realizan el control anti minero evitaron el paso de personas que se dedican a esta actividad, ellos impidieron los “mineros  ilegales” continúen con su recorrido y empezó el altercado entre la fuerza pública y civiles. Carlos Toro presidente de la Junta Parroquial de San Rafael explicó que ellos apoyan los operativos en contra de la minería.

Hace más de dos semanas antes de la militarización y el aumento de personal policial en la zona, habitantes del sector se organizaron para evitar que personas ajenas a las comunidades pasen a El Riñón y pernoctaban en la vía.

El Monte Olivo las personas en grupos se encargaban de la vigilancia del sector, ellos se conocen entre sí, muchos no quisieron ser identificados por temor a las amenazas, su posición es clara, no quieren que se realice minería de ningún tipo en su territorio, más aún cuando ésta afectaría la fuente de agua.

Entérese.- Hace dos meses aproximadamente cuatro extranjeros fueron detenidos en Monte Olivo cuando transportaban material minero, ellos fueron puestos en libertad.

San Rafael 1

¡De Bolívar mi señor!

portada

Fotos: Miguel Quelal, Diego Puerres y Aníbal Díaz

(Redacción Bolívar).- Bolívar no es solo el cantón de la Megafauna, sino también de la biodiversidad, aunque poco conocida  y difundida.

La parroquia de Monte Olivo alberga en su territorio Las lagunas de Palmar Grande, la cordillera de Mainas pasa por la comunidad  y  a tres mil 500 metros sobre el nivel del mar está ubicada la laguna.

Más de dos horas de recorrido se debe realizar desde el centro poblado hasta la laguna Las Garzas, al suroriente de la parroquia,  muchos la conocen como Laguna de Mainas.

El camino es agreste, manifestó Miguel Quelal, un bolivarense que contó lo difícil de la travesía, rememoró su recorrido hace varios años y en compañía de turistas extranjeros.

En sus aguas, dijo, se puede pescar trucha, pero sobre todo se puede admirar la naturaleza, los frailejones, orquídeas, y hacer turismo de aventura.

A 45 minutos de Piquiucho en el límite con Imbabura está la vía que conduce a la parroquia de Monte Olivo, poco a poco el calor del valle se va perdiendo y a medida que se sube la cordillera el frío empieza a sentirse, parte de la vía hacia la parroquia está empedrada, una larga travesía hay que recorrer, un gran puente colgante también se debe cruzar.

La zona aún es agreste y hay que tomar precauciones para transitar por el sector pero después del recorrido se puede admirar la gran belleza natural, esa es la recompensa al esfuerzo y a la caminata.

De regreso a  Bolívar ya puede dejar de lado la ropa abrigada, y recorrer la Iglesia del Señor de la Buena Esperanza, el balneario El Aguacate, la laguna La Encañada. Bolívar es Carchi, tierra con varios pisos climáticos y belleza natural. ¡Ven a conocer el Carchi!, otra razón más para amar esta tierra, esta Centinela Norteña.

Nota: La frase ¡De Bolívar mi señor!, con la que se identifica a los bolivarenses se acuño años atrás, es un apelativo,  cuando alguien le preguntaba a donde va ellos respondían así, pero en la actualidad ahora responden ¡Señores de Bolívar!.