Belleza patrimonial, natural e histórica en Montúfar

les

Fotos: Lorena Erazo

(Redacción Montúfar).- Conocida como la tierra del Procerato del Trabajo, Montúfar es el segundo cantón en creación después de San Miguel de Tulcán, su capital San Gabriel, es patrimonio Nacional.

Esta tierra de contrastes, armonía, cultura, trabajo, minga, tradición e historia es parte de la provincia del Carchi, esta provincia norteña que hay que conocer.

A pocos kilómetros de San Gabriel está la laguna de El Salado, una laguna artificial que está cerca del Bosque de los Arrayanes, turistas nacionales y extranjeros arriban al lugar donde al amanecer y al caer la tarde se puede disfrutar de la belleza de los animales silvestres, las totoras creciendo en las riveras de la laguna y donde los patos silvestres hicieron de esta su casa.

La brisa corre despacio y agita el agua, esto hace que más de uno se sienta atraído por la belleza del lugar.

En Montúfar se conjugan las tradiciones, cultura y religión, año tras año los montufareños celebran las fiestas de  Nuestra Señora de La Paz, la Virgen reposa en la Gruta del mismo nombre, el río Apaquí formó una cueva de estalagmitas y estalactitas de colores.

La cercanía de los lugares naturales, turísticos y patrimoniales hace posible que todo pueda recorrerse en corto tiempo, al caer de la tarde el viento se vuelve más frío y es oportunidad para tomar café de chuspa acompañado de pan de maíz y queso amasado que es tradicional en toda la provincia.

La historia también está presente en este pueblo Tusa, el sol Pasto es una representación que identifica a las carchenses, la imagen del sol con ocho puntas es característico del norte del país y sur de Colombia.

En Montúfar se dice que el cantón es el corazón del Carchi y sus habitantes están orgullosos de ello.

Esto es Carchi y en Montúfar puede disfrutar del ecoturismo, gastronomía, deportes recreativos, pero sobre todo de la hospitalidad que caracteriza a los carchenses.

 

 

 

 

 

San Pedro de Huaca: Biodiversidad en la Estación Biológica Guanderas

guanderas

Fotos: Lorena Erazo

(Redacción San Pedro de Huaca).- Cuenta la leyenda que el cantón Huaca está hechizado, que tiene nube propia y que sus pobladores tratan de buscar  a la rana que hechizó el cantón.

Al norte del Carchi y justo antes de llegar a Tulcán nos espera San Pedro de Huaca, el cantón más joven de la provincia, el clima frío de la región pone las mejillas coloradas a propios y foráneos.

Huaca tiene una sola parroquia, Mariscal Sucre, en donde se encuentra la reserva biológica Guanderas, que comprende alrededor de mil hectáreas de páramo y bosque primario.

Hace frío y el bus se detiene a varios metros de la entrada al bosque, pero hay que caminar, la caminata por el sendero es larga, una bandada de pájaros recibe a los visitantes, el agua que corre por los riachuelos es gélida y el  viento helado golpea las mejillas, que después de la larga caminata se vuelve refrescante.

Daisy Cando hace parte de la Estación Biológica Guanderas, toma un pequeño árbol de un invernadero y muestra los árboles de Guanderas.

El árbol es el que le da nombre a la reserva, este en su hábitat crece tres centímetros al año y en invernadero uno, por tanto se cree que los árboles más grandes son milenarios, pero la tala del bosque y de los guanderas para hacer carbón pusieron en riesgo a la especie, explicó Antonio Cando.

La iniciativa de la Estación fue de la Fundación Jatun Jacha, en la reserva se realizan proyectos de investigación, conservación y estudio,  hay extranjeros que vienen directamente a estudiar los bosques. En la estación hay proyectos autosustentables como la crianza de cuyes, lombricultura, un orquideario y cabañas para acoger a los turistas.

En este bosque hay 74 especies de orquídeas, el tucán es el ave representativa, y cerca del páramo, en el bosque primario y secundario es común el avistamiento de osos de anteojos u oso andino.

Las reservaciones se pueden hacer con la fundación Jatún Jacha con tres días de anticipación.

Ya en el centro del cantón Huaca se puede ir a visitar otros orquidearios,  las queseras y los talleres artesanales.

Huaca es un cantón papicultor y ganadero. La gastronomía se basa en la papa, derivados lácteos y animales menores, aquí se puede degustar de platos típicos como cuy asado, cuajada (quesillo) con miel, habas, choclo y mellocos con queso. Romel Paredes es administrador de Don Celestino un asadero de cuyes con más de 35 años de tradición.

La fe mueve mucho a los huaqueños, La Purita es su Patrona y es el diminutivo de Nuestra Señora de la Purificación, las festividades que concluyen el 02 de febrero, convocan a gente del norte del país y sur de Colombia, en la iglesia del cantón hay un pequeño museo con sus vestidos, que son donaciones de sus feligreses.

Si llega a Huaca no olvide comprar un buen queso amasado, característico del Carchi, porque esta provincia es trabajo, es gente que pese a las adversidades no olvida que es descendiente de los indómitos Pastos.