Cadáver de soldado ecuatoriano permaneció durante ocho meses como NN en Tumaco – Colombia

f1-v.jpg

La familia de Wilson Ilaquiche gestionó con su propios recursos sus viajes y visitas a Colombia

(Redacción Tulcán).- El 12 de mayo del 2018 se informó sobre la desaparición de Wilson Ilaquiche, un soldado ecuatoriano que prestaba servicio en la parroquia de Tobar Donoso en el extremo occidental de la provincia del Carchi.

El acceso es difícil y se ingresa por vía área desde San Lorenzo en Esmeraldas. Pese a que es territorio carchense, personal del Batallón de Infantería Motorizada (Bimot) 13 Esmeraldas hace presencia en la zona, por la cercanía y las facilidades que hay para el aprovisionamiento.

Sobre la desaparición del ecuatoriano se dijo mucho, pero para su madre Gloria Gavilanes, las respuestas a las preguntas eran insuficientes. En sus tantos viajes a Tulcán para que le ayuden a gestionar los trámites para buscar a su hijo comentó entre sollozos que lo único que añoraba tras meses de espera (septiembre de 2018) era ver al segundo de sus hijos regresar a casa.

La esperanza de ver a su vástago con vida desapareció el 20 de febrero de 2019, cuando visitaron Tumaco en la costa nariñense, limítrofe con Ecuador y cercana a Tobar Donoso por vía fluvial.

En la morgue de esa ciudad costera reposaba un cuerpo desde hacía ocho meses, y los primeros indicios indicaban que se trataba del cuerpo del soldado que desapareció en el poblado de Tobar Donoso, que se dijo estuvo en compañía de una mujer.

El soldado de 29 años llegó a ese sector un mes aproximadamente antes de desaparecer, prestaba sus servicios en el Ejército, desde que tenía 22 años, antes realizaba trabajo de oficina y no de campo.

IMG_3261

Parroquia de Tobar Donoso – Carchi (Foto archivo)

Perseverancia

En septiembre con una pancarta en la mano y cansada por el viaje que costeaba con sus propios recursos pedía no se olviden de su hijo. Las veces que llegaba a Tulcán buscaba siempre la presencia de los periodistas de los medios de comunicación local.

Su voz pausada y cansada de repetir lo mismo por infinidad de veces fue suficiente para entender el dolor y la frustración que decía sentir la familia por la falta de ayuda del Estado y el abandono que sentía.

Eso lo confirmó una vez más el día que estuvo en Pasto – Nariño -Colombia y se enteró que pese a que en Ecuador se hizo todo para ubicar al soldado, las articulaciones que se dijeron se iban a dar con sus similares de Colombia no sucedieron.

En territorio colombiano solo sabían de la desaparición de Wilson Illaquiche, por la denuncia que interpuso la madre el pasado 13 de noviembre del año anterior. Con los pocos datos y la asesoría de autoridades colombianas decidió viajar a Tumaco en Nariño.

En esa ciudad fronteriza y después de investigar les informaron que en la morgue reposaba un cuerpo con las características de Wilson David Illaquiche, el cuerpo fue encontrado en la zona rural de Tumaco, fronteriza con Ecuador y desde el momento que llegó permanecía como No Identificado (NN).

Pero el personal del Centro Técnico de Investigaciones (CTI) tenía información sobre los cuerpos y características principales, algo que movilizó a la familia a buscar la verdad.

Fue Henry Sigche, el tío de Wilson el que miró las fotografías del cadáver que se encontró en Tumaco, las fotos coincidían con los tatuajes de su sobrino, al que conocía muy bien.

En ese momento se decidió tomar pruebas de sangre a la madre del ecuatoriano para realizarle el examen de ADN que podría confirmar de manera certera que se trata del soldado ecuatoriano.

“Yo no esperaba que mi hijo me esté esperando de esa manera, yo quería que mi hijo regrese caminando” dijo entre lágrimas Gloria Gavilanes. Reiteró la falta de apoyo de las autoridades del Estado sobre el caso de su descendiente.

“Las autoridades de Ecuador dijeron que aquí se estaba haciendo todo y que coordinaban con personal de Colombia, pero eso era mentira, allá no conocían nada, solo de la denuncia que hicimos el 13 de noviembre de 2018”, afirmó.

Reacciones

Jorge Merino, comandante de la Brigada Andes explicó que desde que se confirmó la desaparición del soldado (12 de mayo de 2018), personal militar lo buscó por vía área, terrestre y fluvial, y se coordinó con todas las instituciones competentes en Ecuador.

Viviana Illaquiche, hermana de Wilson explicó que la espera de los resultados sobre la confirmación de que el cuerpo que está en Tumaco es de su hermano sumió a la familia en zozobra, porque los días pasaban y los resultados no llegaban.

Hasta el pasado viernes 01 de marzo de 2019 solo recibieron la ayuda de Patricio Yar, cónsul de Ecuador en Ipiales, quién realizó las gestiones para agilizar los resultados de las pruebas y de Sandra Villarreal, Defensora del Pueblo Zonal 1 que realizó el acompañamiento.

Tras días de espera el lunes (04 de marzo de 2019) los resultados llegaron, así lo confirmó Patricio Yar, cónsul de Ecuador en Ipiales, las pruebas dieron positivo, afirmó el diplomado que explicó también que las pruebas se realizaron en Cali, él gestionó las articulaciones con las entidades en Colombia para que agilicen los trámites que confirmaron lo que los familiares ya sabían.

En los exámenes consta que se trató de un homicidio, pero será la Fiscalía la que continúe con las investigaciones para determinar cuándo y cómo murió el uniformado, se prevé que este miércoles o jueves el cuerpo llegue a territorio ecuatoriano vía aérea.

Wilson Illaquiche era oriundo de Valencia en la provincia de Los Ríos en donde dijo su familia será sepultado.

Indignación

La falta de apoyo por parte de las autoridades ecuatorianas dificultó que se agilice primero la búsqueda y luego la repatriación del cuerpo porque pese a que pasaron más de 10 días desde que se realizaron las pruebas de ADN los resultados no llegaban y sin resultados no se podía empezar los trámites correspondientes.

Para Viviana, las preguntas siguen sin respuesta cuestiona porque las autoridades ecuatorianas no agilizaron los procesos al igual que lo hicieron con los otros ecuatorianos que en diferentes circunstancias se encontraron en territorio colombiano (periodistas y civiles).

“Por qué no gestionaron en el lado colombiano si son autoridades, ya hubo anteriormente la misma situación, por qué no ir o comunicarse con ellos (autoridades colombianas) y decirles que se desapareció esta persona. Con estas características y si no lo iban a hacer debían comunicarse con la familia, y no decir estamos coordinando o vamos a coordinar”.

Así nos tuvieron meses y meses, mientras el cadáver estaba ahí desde julio, agregó Viviana. Los trámites, la ayuda del cónsul y las gestiones desde la Defensoría del Pueblo permitieron que se conozca que el cotejamiento ADN coindice con el militar.

Material electoral ya está en Tulcán

material-electoral

Arribo.- Procedente de Quito llegó a Tulcán el material electoral para las elecciones de este domingo. (Foto y texto: Lorena Erazo)

(Redacción Tulcán).-  En medio de la lluvia se empezó la descargar el material electoral, los automotores militares (dos furgones y un contenedor) que trasportaban el material arribaron  a Tulcán hoy (15 de febrero de 2017), minutos después de las 15:00 horas.

Personal militar custodiaba los automotores que llegaron  desde la capital del República, los kits electorales se imprimieron en el Instituto  Geográfico Militar y desde allí se distribuye a todo el país.

Los vehículos tenían los candados de seguridad y en presencia de personal autorizado del Consejo Nacional Electoral (CNE) se rompió los seguros y con lista en mano se verificó que esté todo el material dispuestos para la provincia.

Roberth Flores, director del CNE en el Carchi, manifestó que cada actividad programada por la institución se cumple según el cronograma, y que después del desembarque del material electoral quedará en custodia de personal militar.

“El sábado 18 de febrero se distribuirá los kits en cada recinto de la provincia, excepto Tobar Donoso y El Baboso, zonas de difícil acceso; en la parroquia de Tobar Donoso, el material  ingresa vía aérea y llegará desde la dirección del CNE Esmeraldas”, indicó Flores.

Los primeros kits en descargar fueron los de las personas privadas de la libertad y Voto en Casa, las personas que participan del Voto en Casa, sufragan el viernes en horas de la mañana, pero las urnas se abren el día domingo junto con las otras  urnas.

Entérese.- El Instituto Geográfico Militar imprime el material electoral desde 1984, para este proceso se imprimieron  más de 65 millones 788 mil papeletas, y más de 13 millones 905mil 884 documentos electorales.

00f916c6c86990ca685aef926a2e899f

Rumichaca, más que un punto en el límite cero

termales-1

Fotos: Lorena Erazo

(Redacción Tulcán).- A pocos metros de la carretera que conduce a Tulcán desde Rumichaca y junto a las antiguas Casas de Aduana (Colombia y Ecuador)  una puerta pasa casi inadvertida, una cadena y candado guardan celosamente un atractivo turístico casi olvidado y al que los años le pasaron factura.

La puerta chirrea al abrir, un angosto y serpenteante graderío conduce al fin a unos pequeños cuartos de baño en donde ya son reducidos los visitantes,  y da paso a uno de los lugares más enigmáticos, no solo por la historia que guarda sino porque pese a los avances del mundo ellos permanecen ahí inmóviles y resistentes al paso del tiempo.

Los rayos de sol caen lentamente y dibujan a lo lejos las sombras de las piedras y el río sigue pausado su curso.

Dimas Alfredo Tenganán, es un asiduo bañista, tiene 75 años y desde niño acompañado de su padre cruzaba el puente antiguo de Rumichaca para bañarse en las aguas termales del río Carchi, una sonrisa se dibuja en su rostro cuando se le pide hablar del lugar que ya no cuenta con muchos visitantes como hace años.

Muchos ni siquiera conocen de su existencia, atrás quedaron los años cuando las familias arribaban a diario para disfrutar de un baño reparador porque la temperatura del agua y sus componentes son curativos dicen.

Cerca de Rumichaca aún hay rastros de los baños termales del río Carchi, la hoya del río era hace decenas de años muy concurrida, el frio clima tulcaneño contrasta con las cálidas agua termales y esa era una razón por los que tanto ecuatorianos como colombianos se congregaban en Rumichaca. Don Dimas recorrió todos los balnearios desde La Tarabita hasta Rumichaca, los conoce bien porque no los visitó  sólo como turista sino también cómo pescador.

Mientras esperamos que la persona que cuida las termas abra la puerta, cuenta sobre las leyendas que se esconden entre el Puente de Piedra, Las Casas de  Aduana y Las Termas, su narración empieza cuando muestra una gran piedra que pende del centro de una cueva sobre el río.

Cuentos y leyenda.

La leyenda cuenta  que en el principio del tiempo y cuando las fuerzas del bien y el mal se disputaban territorio hubo una apuesta entre Dios y el Diablo, don Dimas se detiene para decir que esta leyenda se la contó su abuelo y  prosigue, el reto dice era ver quien construía con mayor agilidad y rapidez el puente, la contienda empezó en horas de la noche, Dios alentaba a sus pupilos diciendo arrume piedra (coloque piedra) y era ya entrada la madrugada cuando el gallo cantó,  eran las cinco de la mañana y  la piedra que pende de la gran peña es la que le faltó colocar al Diablo porque el trabajo se detuvo al cantar el ave,  al verificar el trabajo de los contendiente se dieron cuenta que el bien triunfó, y la pelea concluyó pero que aún se puede ver que una gran serpiente se pasea por ese lado del río, entre risas dice que él jamás vio nada extraño pese a que a menudo llega a bañarse sea muy temprano o en la tarde.

Desde las casas de Aduanas se puede ver el pequeño balneario, Raúl Arellano cuidador del lugar dice que desde años el número de visitantes se redujo, la entrada cuesta 50 centavos de dólar o mil pesos, que son utilizados para el mantenimiento explicó, él y su esposa viven en la casa de tapias junto a la puerta, él es guardián del balneario desde hace más de 35 años, explica que la puerta permanece cerrada porque hay gente que ingresa y se va sin pagar o causan daños al lugar.

Balneario tradicional

El balneario es frecuentado por personas que conocen de sus poderes curativos, la temperatura del agua es de 42 grados indicó don Raúl, hay varios estudios acerca de los  componentes del líquido vital, su temperatura y usos, los estudios se hicieron con  el objetivo de mejorar el estado del balneario para que atraer a más turistas, pero nada se concretó.

El cuidador dice que hace más de una década  en una semana se recaudaba hasta 200 mil sucres por el uso de los baños, pero desde que la dueña falleció los proyectos quedaron estancados y ahora los visitantes son pocos.

El agua sigue su curso, don Raúl teme que con el tiempo todo quede en el olvido, pero mientras pueda dice, dará mantenimiento al lugar, que pasa desapercibido para propios y extraños. Decenas de vehículos pasan por el lugar a diario pero casi nadie se detiene a preguntar a donde lleva la puerta verde celosamente resguardada, el tiempo sigue su curso pero las termas parecen estar detenidas en él, a la espera que algún visitante arribe y la puerta nuevamente se abra y  a través del graderío llegue a los baños y ahí pueda  disfrutar de la paz del lugar mientras ven correr el río por entre las piedras y los grandes socavones que le dan un aire de misticismo al sitio.

El dato

La versión Colombiana sobre la denominación de Rumichaca es que mientras el bien y el mal se disputaban territorio Dios decía a los suyos arrume piedra y por esa razón ahora se lo conoce como Rumichaca.

Ubicación

El balneario de las aguas termales de Rumichaca está ubicado junto a la Casa de Aduana de Ecuador, en el lado derecho de la carretera que de Rumichaca conduce a Tulcán, Raúl Arellano es el custodio de las llaves que abren la puerta de ingreso.